20.10.17

Acepta todo en la vida como muestra de expansión.


CELEBRA LA VIDA


Perdemos demasiado el tiempo en quejas y disquisiciones que a nada llevan.
Cada día es un día de celebración...de estar vivo y de vivir experiencias.
Porque somos responsables únicos de nuestra vida...
A nadie ni a nada debemos cuentas...Y el Amor es la única realidad...
¿Puede haber un mejor motivo para celebrar la vida?....

CELEBRA LA VIDA (HAZ HONOR A TU DON)

No permitas que el juicio
Se haga dueño de tus días,
No obtendrás más beneficio
Que unas cadenas bonitas.
No dejes en otras manos
La responsabilidad
De elegir donde tus pasos
Al final te llevarán.

19.10.17

Asumirlo me hace feliz porque me calma y apacigua el alma….

NO PUEDO CON TODO Y NO HACE FALTA


No puedo con todo… No hace falta. Voy a fallar y no llegaré. No me disculpo, aviso.
Soy un ser humano… Ya sé que nada es imposible, lo creo. Es que no todo tiene porque pasar ahora, ni hoy mismo, y no tengo porque hacerlo yo. Mi confianza en mí no puede verse amenazada por una cuota o una cifra de aciertos,  tengo derecho a fallar y caer, a tropezar y volver atrás y estar un rato dando vueltas alrededor de la misma piedra… Me siento todopoderosa porque sé que en mí hay mucho potencial, que puedo crecer mucho y aprender… Que puedo con todo, pero no necesito demostrarlo cada día, a cada instante, que no es una obligación sino una elección, que no siempre va a ser como deseo sino como es y eso hace que sea todavía mejor….

No voy a salvar al mundo, lo siento. Voy a salvarme a mí misma. En ello ando, pero no prometo resultados, prometo intención, ganas, actitud y perseverancia… 
 
Prometo querer ser maravillosa y dejar de intentar ser perfecta.
Prometo todo eso mientras note que eso me pertenece, que me define, que me hace sentir bien y crecer… Si noto que me coarta, me limita, me hace angustiar y empezar a medirme con otros, lo dejo. 
 
Prometo serme fiel y no traicionarme. Y eso, lo lamento, tal vez implique deciros que no y dejar de hacer cosas que hacía como una autómata, sin pensar si deseaba hacerlas, por un sentido del deber que me inculcaron a fuego y que arde en mí como una necesidad que me quema.

18.10.17

Trato de quitar dureza a mi mirada con la esperanza de que él también lo haga

EL ESPEJO Y TÚ


En mi opinión, mirarse con los ojos abiertos en un espejo es más duro que mirarse con los ojos cerrados en el interior. En este segundo caso, parece que la ausencia innegable e inevitable de unos ojos penetrantes que te indagan desde el espejo, silenciosa pero sólidamente, hace un poco más sencilla la situación. 

En cambio, cuando te miras en el espejo y te mira esa figura que es exactamente igual que tú pero plana, igual que tú en cuanto a que no puede disimular su tristeza, con la misma mirada producto del desasosiego de no saber pero al mismo tiempo con una pregunta sin definir, una pregunta que todavía se está construyendo relacionada con “¿Quién soy yo?”, “¿Quién es ese del espejo?”, “¿Qué estoy haciendo con mi vida?”, “¿Qué me pasa?”, “¿Qué inquietud es esta que me agobia y me altera y me provoca una sensación de desubicación?”.

Me armo de valor y miro a la cara al del espejo.

No sé quién eres”, me dice. “Yo tampoco lo sé”, le digo.

“¿Qué quieres?”, pregunta. “No lo sé”, le tengo que decir.

“¿Qué te pasa?”, inquiere. “Ya me gustaría saberlo”, tengo que reconocer frente a él y frente a mí.

“¿Qué haces mirándome?”, interroga. “No lo sé”, repito. En realidad tengo ganas de huir, de borrarme, de deshacerme de esta mente inquisidora que no me permite eludir mi estado interior y me lo pone enfrente continuamente.

17.10.17

Respirar el sol, mirar la brisa, aceptar la tempestad y besar la calma.




VIVIR PARA EL ALMA


Cuando la consciencia comienza a asomar su mirada
es el momento de empezar a vivir para y desde el alma...


No vine aquí para ir a la guerra.
No puede ser que viniera a portar un fusil.
No nací para ser forjador de miseria.
Si soy amor, ¿Para que voy a sufrir?.

No llegué al mundo para perderme.
Ni para disgregar aún más lo separado.
Debo aprender a soltar y a valerme
del amor que soy y el que pasa a mi lado.

16.10.17

Hay caminos que pueden alejarnos de la felicidad sin que nos demos cuenta

DINERO, DINERO, DINERO…

Para tomar el sol, andar en bicicleta o disfrutar de una siesta, no hace falta mucho dinero…
¿El dinero hace la felicidad o es más bien un obstáculo para alcanzarla?

Es un poco raro que tenga sentido hacerse esta pregunta. Por ejemplo, nadie se preguntaría si la buena salud es un obstáculo para alcanzar la felicidad. Con la salud no hay lugar a dudas, todos sabemos que es una condición que favorece el bienestar de cualquier persona.
En cambio hay algo extraño en la relación que tenemos con el dinero.

Por un lado, a todos nos hace falta y muchos de nosotros hacemos bastantes sacrificios para conseguirlo. Normalmente vamos al trabajo todos los días a llevar a cabo una actividad que tal vez no nos gusta demasiado, soportando a un jefe que quizás no nos cae muy bien. Y todo por una paga que muchas veces no nos parece justa, que no nos alcanza para concretar todo lo que nos gustaría hacer.

Pero por otro lado, las personas que tienen mucho dinero y que por lo tanto ya no tienen que hacer tantos sacrificios, tampoco parecen estar muy contentas.

Si me pidieran que imagine a una persona muy sabia, espiritualmente evolucionada y sensible, difícilmente asociaría esas cualidades con las de un multimillonario. En cambio es probable que piense, por ejemplo, en un monje budista, solitario, en contacto con la naturaleza, viviendo de una manera muy sencilla, en condiciones de extrema austeridad.

13.10.17

El silencio interno te permite observar los fenómenos sin identificarte con ellos

SILENCIO Y SUEÑO: Necesidades de la mente que son un lujo


Si miramos al pasado, nos daremos cuenta de que vivimos en un mundo de lujos. Tenemos cosas que nos facilitan la vida que nuestros bisabuelos ni siquiera podían imaginar. Y la industria se las ingenia para producir cada vez más cosas, que prometen facilitarnos aún más la vida, hacernos más felices y exitosos. Bombardeados por ese frenesí de estímulos, es fácil olvidar y descuidar las cosas más esenciales y necesarias de la vida, como el silencio y el sueño, dos necesidades de la mente que se están convirtiendo en lujos.


La mercantilización del sueño


En el imaginario colectivo se ha asentado la idea de que dormir poco es digno de admiración y una señal de éxito puesto que significa que esa persona está muy ocupada, probablemente transformando su tiempo en dinero. Cuando nos encontramos con alguien y nos dice que no tiene ni un minuto libre, asumimos que se trata de una persona "exitosa". Este fenómeno ha alcanzado un nivel tal que en Tokio se practica lo que se conoce como inemuri, que significa literalmente “estar presente mientras dormimos”.

Esa práctica surgió a finales de los años '80, en medio de la burbuja económica que estaba convirtiendo a Japón en una gran potencia. Entonces los japoneses llevaban una vida laboral tan activa que no tenían tiempo para dormir. Las personas de negocios tenían jornadas de 24 horas, por lo que comenzaron a practicar el inemuri donde pudieran, en el transporte público o en el trabajo, solo para darle un pequeño descanso a su mente mientras aprovechaban al máximo su tiempo.

11.10.17

No se equivocan los demás, nos equivocamos nosotros.

LA FIDELIDAD A UNO MISMO: Otra clave para una vida feliz
HE LLEGADO A LA CONCLUSIÓN QUE LO MÁS IMPORTANTE PARA UNA VIDA FELIZ ES EL EQUILIBRIO, LA NEUTRALIDAD EMOCIONAL Y EL DARSE UNO MISMO LA IMPORTANCIA QUE TIENE.

Todo en la vida requiere un equilibrio. De hecho, cuando este equilibrio se extrapola a todo lo que hacemos, el propio suceder de los acontecimientos lleva a un punto de moderación sostenida. Y es bueno que sea así, aunque se pierda el ardor que acompaña a las emociones extremas cuando pueden ser calificadas de deseables.

Me he dado cuenta que la decepción siempre llega acompañada de la frustración del “que pone el interés”, es decir, de aquel que ha empeñado su interés, su esfuerzo, su trabajo o su sentimiento en un proyecto que después no consigue.

Ha empleado energía suficiente para mover montañas y sin embargo, a pesar de los esfuerzos, se van acumulando las pequeñas derrotas cotidianas con las que comienza a sentir la falta de resultados. Por ello, muchas veces, nos empeñamos en negar lo evidente e insistimos en poder con lo que ya no nos sostiene. Nos duele perder el tiempo invertido y aún más nos duele pensar que nos hemos equivocado.

10.10.17

Saber que tan solo es perdurable todo lo que va más allá de la norma.

 

VULNERABLE


¡Que bueno saberse vulnerable!
Incluso sentir que el sentir se adormece.
Saber que nada es inmutable
que donde pones amor es lo que prevalece.

¡Que bueno ser Uno y Ahora!
Sabiendo que es único el momento.
Que no te definen las horas,
ni lugar ni origen, ni siquiera el tiempo.

9.10.17

Ya basta de brillar a medias por miedo a ofender o decepcionar.

EL CIELO QUE LLEVAMOS DENTRO

Todo está en ti.
Lo que buscas y aquello de lo que huyes… Cuando juzgas al que grita es porque sofocas tus gritos y te muerdes las uñas.

Cuando miras con recelo al que miente es porque alguna vez te mientes y autoengañas fingiendo que no te pasa nada, cuando tienes mil emociones sofocadas dentro de ti por descubrir, comprender y trascender.

Te molesta ese compañero rabioso porque tú tienes tanta rabia acumulada que detestas que él la suelte e invada la habitación con ella cuando tú la almacenas esperando estallar…

Lo que te asusta, está en un rincón esperando que lo descubras para que te des cuenta de que es en realidad más pequeño y manejable de lo que imaginas.

La vida cada día nos da pistas para encontrarnos en lo que vemos y olemos. Nos da pequeñas sacudidas para que nos sacudamos a nosotros mismos. Para que nos zarandeemos antes de dormir y salgan los recelos y los miedos afuera.