18.5.18

Muchos hemos nacido solo para hacer del acto de vivir un ritual sagrado

EL ÉXITO EN LA VIDA
LA VIDA… la vida es un regalo, con sus encuentros, con sus desencuentros… llena de multitud de oportunidades e infinitos universos, de mensajes… de idas y venidas, de partidas y regresos, de acuerdos y desacuerdos… en definitiva llena de amor…

El lugar donde se puede y donde no se puede, donde quieres y no quieres… el regalo de tener la maravillosa experiencia de perderte y de encontrarte, de preguntar y de responder… de ser el alumno y el maestro… de nacer y de morir… y sobre todo de sentir.

El éxito en la vida, es relativo y muy variable donde intervienen numerosos factores, que no son fáciles de controlar así que durante muchos años creí que tener éxito en la vida era alcanzar logros. Logros profesionales, logros académicos, logros económicos, logros emocionales, logros, logros… de cualquier tipo.

Nos pasamos la vida persiguiendo la felicidad pero alimentando la creencia de que el éxito en la vida es llegar a alguna meta.

17.5.18

El propósito es que te des cuenta qué consideras “necesario” ahora en tu vida

TENER UNA VIDA SIMPLE Y SENCILLA ES POSIBLE

Entre una vida simple y otra llena de complicaciones, ¿qué elegirías? Seguramente la primera opción, ¿no es cierto? Con cierto idealismo muchos pensamos en una existencia tranquila, pacífica, serena, opuesta del todo a esas preocupaciones y ajetreos que lamentablemente abundan en nuestra realidad cotidiana.

Pero si decimos querer una vida sencilla, ¿por qué no la tenemos? La respuesta más común a esta pregunta suele ser una enumeración un tanto agobiante de elementos que estamos habituados a considerar “necesarios” para la vida pero que, paradójicamente, en muchos casos son también una fuente enorme de complicaciones. El trabajo, una relación de pareja y en general las relaciones personales, la alimentación, la salud del cuerpo… Todo ello parece ser indispensable para la existencia, ¿pero no sucede también que en la vida de muchas personas esto es, al mismo tiempo, una causa de conflictos?

En buena medida, la contradicción se encuentra entre lo que consideramos necesario en la vida y la manera singular en que dicha necesidad toma forma en nuestra propia existencia. Del trabajo, por ejemplo, se dirá que es necesario porque reporta el dinero que a su vez también consideramos necesario. ¿Pero hemos reflexionado seriamente sobre dicha condición de necesidad? El trabajo es necesario, ¿pero es necesario también que sea un trabajo que nos genere algún tipo de malestar? El dinero es necesario, ¿pero dicha necesidad la reconducimos conscientemente en aquello que sí necesitamos en nuestra vida?

En el ánimo de fomentar esta toma de conciencia frente a lo necesario y lo sencillo, compartimos a continuación cinco acciones orientadas a hacer más simple tu vida. La idea general es que cada día puedas practicarlas todas, tanto como te sea posible, hasta volverlas hábitos de existencia.

16.5.18

Si no miras qué hay dentro, nunca podrás mirar fuera sin dolor


NO ME OFENDO

Es mi responsabilidad. Aunque a veces tenga ganas de gritar y decirle a más de uno cuatro cosas que no son bonitas y que no me hacen una persona mejor… Soy responsable de si me dejo herir por sus palabras y de si me dejo ofender por su forma de mirarme. Eso no significa que no miren o no digan cosas que no son agradables ni que no tengan que asumir las consecuencias de ir por la vida juzgando y tratando a los demás como no merecen… Y que paguen sus deudas. Allá ellos y su conciencia, eso no forma parte de mi camino. La puerta que tengo que abrir no es la suya sino la mía. Mirar dentro y descubrir por qué me duele, por qué me molesta, por qué dejo que la opinión de otros haga mella en mi actitud, en mi motivación y mi modo de ver la vida… Por qué dejo que me sus palabras me arañen y sus miradas me transformen…

Y voy a ir más allá. Qué dice de mí lo que ellos dicen de mí. Qué hay en mi sombra que resuena cuando llaman a su puerta para que yo me ponga guerrera y se me erice el vello, para que me sienta cuestionada. Tal vez sus ofensas sean una oportunidad para descubrir que mi reino controlado tiene fugas, tal vez sean una señal para que me de cuenta que no puedo controlarlo todo y de que voy a tener que soltar esa necesidad y ese dolor… Que voy a tener que borrar esa expectativa que tanto me zarandea y llena de desasosiego.  Esto que pasa quizás sea para que sepa que me creo algo de lo que dicen cuando quieren herirme y tengo que comprenderlo, soltarlo, borrarlo de mi vida… Darme cuenta que la única persona que le da crédito soy yo, que yo lanzo el combustible a la hoguera y ellos sólo se ocupan de traer las cerillas.

15.5.18

Ejes fundamentales para edificar una vida más plena y realizada

LOS 4 CÓDIGOS PARA VIVIR (Según la sabiduría Tolteca)

Miguel Ángel Ruiz Macías es un investigador y escritor mexicano, descendiente de los toltecas. Su obra más famosa es Los cuatro acuerdos, un compendio de enseñanzas extraídas de la sabiduría de sus ancestros. En ella expone los códigos para vivir adecuadamente.

Su obra se cataloga dentro del género espiritualista. Está muy influenciada por las experiencias de Carlos Castaneda. Son tan acertados los códigos para vivir que plantea Ruiz Macías en su obra, que esta ya ha sido traducida a varios idiomas y más de 4 millones de personas la han leído.
Todo ser humano es un artista. El sueño de la vida es crear arte hermoso” -Miguel Ángel Ruiz-
Los cuatro acuerdos, o los cuatro códigos para vivir, provienen de la soteriología tolteca. La palabra soteriología se refiere a la rama de la teología que estudia la salvación. Eso es lo que pretende Miguel Ángel Ruiz: aportar elementos para salvar al hombre de sí mismo. Esta es una breve síntesis de su propuesta.

Ser honestos, el primero de los códigos para vivir

El primero de los códigos para vivir tiene que ver con la honestidad. Ruiz lo plantea como un acuerdo que se debe realizar con la existencia. Lo expresa con las siguientes palabras: “Sé impecable con tus palabras.

14.5.18

Mostrándonos que el “asunto” es mirar el interior.



QUE DONDE YO ESTÉ, ESTÉ EL AMOR

Que donde yo esté, esté el Amor
incluso aunque no lo vea.
Que arda como una tea
que ilumine el corazón.

Que donde yo esté, esté el Amor,
liberado de juicios
pues aunque no vea indicios
yo he de sentir su calor.

11.5.18

No sabemos nada de los “otros” y nadie sabe nada de nosotros.

NOS FALTA COMUNICACIÓN A LOS SERES HUMANOS
Y cuando digo comunicación, me refiero a comunicación de la buena, la que va de corazón a corazón, en la que las personas son más importantes que las cosas.

Algo no estamos haciendo bien, algo se nos escapa cuando en plena era de la comunicación, es cuando más aislados estamos del mundo que nos rodea e incluso de nosotros mismos.

La gran mayoría tiene internet, móvil, tablet. Pero no nos engañemos para muchas personas, para la mayoría, para los importantes, para los que no lo son, para gran parte de la propia familia, para los vecinos e incluso para los que llamamos amigos, somos invisibles.

Es muy penoso pero los demás no nos ven, bien es cierto que en numerosas ocasiones, nosotros no nos dejamos ver o tampoco vemos.

Es una especie de círculo infinito y cerrado en el que reclamamos afecto, contacto y compañía pero no hacemos nada por cuidarlo, reclamarlo, motivarlo o abonarlo.

10.5.18

La dignidad es nuestra esencia como los Seres Humanos y Divinos que somos

ASUNTOS EN LOS QUE HAY QUE SER IRREDUCTIBLES
En mi opinión, en la vida hay cosas que se pueden admitir sin problema, cosas que son negociables, y cosas ante las que hay que ser intransigente porque son inaceptables.

LA AUTOESTIMA

El Ser Humano cuando no tiene la Autoestima en su punto justo es capaz de tolerar lo intolerable. En nombre de no se sabe qué, acepta cosas que son inadmisibles: el desprecio o el menosprecio, la humillación, la desatención, las burlas y ofensas…

Hay que comprender y defender que la Autoestima es la base de la personalidad, y si uno permite que sea atacada sin reaccionar defendiéndola a ultranza, ha perdido gran parte de su nobleza originaria y ha permitido ser atacado –sin salvaguardar su honra y pureza- en una de sus partes más sagradas.

La Autoestima es la base donde se fundamentan todas nuestras estructuras personales, humanas y emocionales, de ahí la necesidad de ser irreductible ante cualquier ataque a ella y la obligatoriedad de dedicar el tiempo y esfuerzo necesario para recuperarla –quien la tenga baja o perdida- y hacerla justa y digna.

LA DIGNIDAD

Si hay algo que uno ha de poner a resguardo y defender por encima o por delante de otras cosas, eso es la dignidad, ya que es el único reducto donde uno sigue siendo de verdad uno mismo, y es donde uno ha de ser impecable, ya que en ella se reúnen la honorabilidad, la honestidad, y la valía como Ser Humano.

9.5.18

Simplemente, hacer una pausa y poner en nuestros labios una sonrisa


JUEGOS DE GUERRA

Juegos de guerra es el título de una película ciencia ficción y suspense del año 1983. Un chico que todavía va a la escuela secundaria consigue hackear a la supercomputadora que centraliza el manejo de las armas nucleares de los Estados Unidos y casi desata una guerra nuclear global. Este joven hacker involuntariamente le hace creer a la computadora que la Unión Soviética ha lanzado un ataque nuclear masivo. Es que el chico pensaba que sólo se trataba de un juego de simulación y estrategia, un simple “juego de guerra”.

La película se estrenó hace 35 años. Si no la viste en todo este tiempo seguramente ya no pensabas verla, así que voy a contar aquí cómo termina. En los últimos minutos, cuando ya parece inevitable que la supercomputadora comience a lanzar una infinidad de misiles nucleares, el protagonista tiene la brillante idea de enseñarle a la máquina un juego muy sencillo. En mi país se llama Tatetí pero creo que es más conocido como Tres en línea.

Este juego es muy simple y sólo puede entretener a los más chicos porque después de haberlo jugado algunas veces cualquier adulto entiende que siempre termina en empate. Este último punto es el que importa en la película: si el rival es mínimamente inteligente, en este juego es imposible ganar. Y la “inteligencia artificial” de la computadora rápidamente comprende este nuevo concepto y lo aplica a todos los escenarios posibles de una guerra nuclear global.

La computadora, entonces, llega a la conclusión de que si procede a lanzar los misiles, no habría un verdadero ganador, el mundo en su totalidad sería destruido. Y simplemente desiste.

8.5.18

Nos conformamos con lo que ya tenemos aunque no nos aporte felicidad

ESAS COSAS QUE NOS HACEN SENTIR VIVOS

Esperar menos. Consentirse un día sí y otro también. Atreverse. Buscar refugio en el pequeño espacio de un abrazo para sentirnos más grandes. Escapar de vez en cuando. Subirnos a ese tren que un día dimos por perdido. Descansar. Soñar con los ojos abiertos como si no hubiera mañana… Todas esas cosas que nos hacen sentir vivos no tienen precio y nos dan la felicidad.

Vivir no es lo mismo que sentirse vivos. Sin embargo, no siempre es fácil llegar a estos estados casi perfectos donde todas nuestras fibras despiertan. Donde nuestros sentidos se afinan y por un instante, todo adquiere sentido, trascendencia y armonía. Resulta muy difícil sentirnos realmente vitales en un mundo donde se nos anima más bien a asumir una actitud pasiva y dependiente.

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano”.
-Víctor Hugo-

Nuestra realidad está orquestada por la presión casi continua de que nos falta algo. Gracias a ello nos convertimos en consumidores natos, en personas ávidas por poseer o conseguir cosas con las que llenar una eterna sensación de vacío. Porque siempre hay algo que anhelamos, algo que no tenemos: otro producto, otro trabajo, una pareja más afectuosa, un viaje a un país exótico… Cosas, dimensiones y estados que ansiamos disponer para sentirnos (supuestamente) realizados.