22.3.17

Puede que el cambio solo pueda llegar parando todo y tomando otro camino

A VECES RENDIRSE O RETIRARSE ES UN ACTO DE VALENTÍA


A veces rendirse no es de cobardes, sino de valientes. Piensa que no siempre rendirse significa falta de valor, sino todo lo contrario: coraje, prudencia y mucha inteligencia emocional.

Es más, en algunas circunstancias de la vida el valor necesario para poner un punto y final es mayor que él se necesita para continuar con la historia.

Dejar de oponer resistencia puede ser una buena solución y, en ocasiones, la única salida que tengamos. Y no significa que nos sometamos a algo o a alguien, ceder ante alguna adversidad suele ser juzgado por los demás como un acto negativo que nos retrata como débiles, cuando no como cobardes.

LA COBARDÍA Y LA PRUDENCIA SON DOS ACTITUDES DISTINTAS

Casi por inercia muchos tendemos a calificar, etiquetar y confundir actitudes que podrían explicar una misma conducta. Este es el caso de ser un cobarde y el de ser prudente.

21.3.17

Aprendamos a vivir, pues la vida es bella y merecemos vivirla.

¡HAY QUE SEGUIR ADELANTE!

La vida no es fácil  y siempre me despierto con la misma sensación: que por más que vea el vaso medio vacío, hay que seguir adelante.

Es de ilusos pensar que alguna vez podremos estar totalmente libres de problemas, pues siempre tendremos algo que nos incomode, nos robe el sueño, o nos haga sentir insatisfechos con la vida. 

Tan pronto resolvamos un problema descubriremos otro nuevo, o lo que es peor, presenciaremos el retorno de un problema que creímos ya superado. Tanto así que es lógico que en ocasiones nos desanimemos, perdiendo la ilusión por vivir el día a día, pensando que la vida ya no podrá sorprendernos ni alegrarnos…

Esos pensamientos no son buenos, no nos hacen bien, y tenemos que deshacernos de ellos pues si vamos a vivir, cosa que ya estamos haciendo, que sea con alegría y esperanza en cada nuevo día.

20.3.17

Viajo liviana en la coherencia de sentir lo que pienso y traducirlo en estas letras


YA NO NECESITO QUE ME SALVEN


Ya no necesito que me salven, he crecido
Cuando doy es porque así lo elijo
sin esperar nada a cambio

No deseo que me llenen los vacíos
mis locuras y mis miedos se sientan en mi mesa
y a veces lloran conmigo

He aprendido a estar sola
sin morirme de frío

17.3.17

No nos enseñan a amarnos y no sabemos el valor que tenemos.

SIMULACROS DE AMOR…

Estoy convencida de que vamos por el camino y que la ciencia y la espiritualidad al final se darán la mano… Encajarán forzosamente en un universo que se ha descubierto inmaterial y compuesto por energía y vibración…Que encontrarán la combinación perfecta para que entendamos que necesitamos paliar efectos, pero que lo realmente importante es ir a las causas y entender a las personas.

Somos nuestras emociones y todo lo que ellas nos ayudan a aprender de nosotros. Somos nuestros sueños y la transformación que obran en nosotros para poder alcanzarlos. Somos el camino que siguen nuestros miedos con sus pies diminutos sobre nuestra espalda, nuestra piel cansada y nuestro cuerpo agitado por no ser lo que este mundo perdido nos ha educado para creer que debemos…

El cuerpo es el mapa del alma. Todo lo que no resolvemos se queda prendido en nosotros. Se nos enquista en la conciencia suplicando salir, pero a veces, se lo negamos y sofocamos el dolor mirando hacia otro lado… Acumulamos la rabia hasta que nos estalla dentro… Acumulamos el miedo a estar solos hasta que no podemos respirar porque nos falta el amor como nos falta el aire… Acumulamos y lo acumulado se acostumbra a vivir en nosotros y se vuelve loco bajo la piel y se construye refugios y cabañas para no tener que salir a la luz y arriesgar.

16.3.17

¿A quién no le gustaría vivir en un mundo más amable, respetuoso y seguro?

PARA MEJORAR EL MUNDO POCO A POCO


A pesar de que resulta difícil que una sola persona pueda hacer un mundo mejor por si sola, las pequeñas acciones hechas por millones de personas pueden marcar una gran diferencia.

¿A quién no le gustaría vivir en un mundo más amable, respetuoso y seguro? Estas pequeñas acciones crean un gran valor y transforman a las personas que están a nuestro alrededor.

Aquí te ofrecemos 30 cosas que hacen las personas que quieren un mundo mejor.

1. Reciclan; el reciclaje es de vital importancia no sólo ayuda a necesitar menos recursos sino que también evita que se contamine el entorno con los desechos sobrantes.

2. Se duchan en lugar de bañarse; así reducen el consumo de agua y por lo tanto los costes medioambientales asociados a este consumo.

3. Saludan y dan los buenos días; no importa si conocen o no a alguien, cuando entran en una tienda, una cafetería o incluso el ascensor recuerdan saludar y dar los buenos días.

4. Sonríen; la sonrisa es un arma muy potente que puede ayudar a aliviar el estrés y conseguirá que las personas con las que te cruces se sientan más cómodas y se contagien de esta sonrisa.

15.3.17

Sienten pasión por la vida y transmiten su mensaje y energía a los demás

LOS AVENTUREROS GOZAN REALMENTE DE LA VIDA


Los aventureros logran sus metas

Independiente de la edad y la talla, salir por una aventura genera gran sensación de logro personal. Especialmente cuando uno se propone metas nuevas y se toma la aventura como un desafío propio. La sensación de estar más cerca de la madre tierra, más cerca de nuestra propia naturaleza de por sí nos da una sensación eufórica de realización. Por eso los aventureros se sienten plenos, porque se conectan con la naturaleza, con sus metas y con ellos mismos.

Los aventureros se sienten bien físicamente

El estrés y los niveles más bajos de oxígeno en el cuerpo acelera el envejecimiento celular y predispone a enfermedades en general. El aire fresco que se obtiene cuando se sale a dar un paseo o a una expedición aventurera regula el estrés y aumenta la oxigenación, lo que fortalece  tu cuerpo y lo vuelve más sano. Los aventureros se sienten más en contacto con su cuerpo y tienden a amarlo y cuidarlo más. Salir a una aventura mejora significativamente tu salud! 

Los aventureros se renuevan y rejuvenecen constantemente

14.3.17

Brota el fuego luminoso pero es llama que genera y que no quema.

EL ÁRBOL DE LA VIDA

En el Árbol de la Vida todo crece desde las raíces hacia arriba....
Y hay de todo. Todo lo que necesitamos, todo lo que nos hace ser....

EL ÁRBOL DE LA VIDA

Se abren los colores como olas
recorriendo de nuevo la corteza.
El viento mueve mareas con destreza
que llegan para renovar las hojas
en el árbol de la vida.

Se extienden siempre en armonía
las ramas buscando luz que alimente
para hacer brotar fruto y simiente
y las raíces se ensanchan siendo guía
para la naturaleza escondida.

13.3.17

Vive la belleza del momento en que notas que lo que haces es lo que eres

ES INEVITABLE


Lánzate ya, ahora es el momento, pero no lo hagas sólo para triunfar, hazlo para ser feliz… Sea lo que sea, hazlo porque te transforma.

Porque te llena y llena a otros. Porque si no lo haces, tus estanterías interiores siempre están vacías y tus ojos no brillan.

No lo hagas sólo por ambición por ser y demostrar sino por amor a lo que realmente eres, por ganas, por querer compartir lo que sueñas y quieres para ti. Porque quieres aportar al mundo algo que crees que lo mejora.

Hazlo porque no imaginas vivir de otro modo, porque ya no puedes vivir desde otra actitud.

Hazlo porque buscas sentirte bien con la vida que vives, porque quieres amar lo que haces y sabes que puede ayudar en este camino.

Hazlo para compartir lo que eres.

Porque vibras cuando lo imaginas, cuando te pones la película de tus sueños pendientes y los notas tanto que se te agolpan las lágrimas en las mejillas de felicidad… Porque los tocas, porque los sientes. Porque la locura es no intentarlo y desistir.

10.3.17

Enfermamos al actuar en contra de nuestros sentimientos

LA CURACIÓN POR LA RECONCILIACIÓN CON UNO MISMO
¿Por qué enfermamos?

Cuando el desánimo, el resentimiento, la frustración y la falta de Amor por ti mismo aparecen en tu vida, también aparecen las enfermedades.

En la vida a veces tenemos problemas que no sabemos o no queremos resolver a nivel emocional, es entonces cuando van surgiendo síntomas de dolencias… al principio leves para irse convirtiendo en crónicas o en el peor de los casos mortales.

Vamos a intentar dar una serie de pautas de autoconocimiento, para poder manejar de forma responsable nuestros desequilibrios físicos.

Lo primero y más importante es empezar un proceso de AUTO-ACEPTACIÓN de uno mismo y sus circunstancias. Para desde la aceptación, que es una posición de entrega y confianza en el Universo y  a lo que nos ha dado, conseguir reconciliarnos con nosotros mismos en primer lugar.

Este “milagro” se produce cuando estamos en conexión con el Universo del que formamos y somos parte, ahí es cuando tiene lugar la apertura de los centros receptores de energía, inundando nuestro cuerpo, con todo el poder de autocuración al que todos tenemos acceso.

9.3.17

Los tiempos que algunos llaman perdidos, son los que más me ayudaron

NUNCA PERDÍ EL TIEMPO, SIEMPRE RESPIRÉ CADA SEGUNDO


Yo nunca he perdido el tiempo. A todos en algún momento de nuestra vida alguien nos ha dicho que hemos perdido el tiempo, pero ese alguien rara vez argumenta su juicio. Yo nunca perdí el tiempo, siempre respiré cada segundo. Otra cosa bien distinta es que pareciera pasar algo más lento a veces o multiplicase su velocidad sin que yo supiera que era una toma irrepetible.
Dicen que debemos aprovechar el tiempo y no perderlo, pero añoro los tiempos en los que el tiempo no era un capital preciado sino simplemente existente, del que nadie parecía conocer mucho. Esos tiempos en las manecillas seguían corriendo, pero su discurrir no nos despertaba angustia.
Si los científicos buscan el principio del tiempo para hallar el origen del universo, a mí me gustaría conocer el origen de la obsesión paralizante y estresante por  aprovechar el tiempo, aunque detesten en lo que lo están empleando. Porque no lo viven, lo “emplean” en algo que les aporte productividad.

Que a veces pase el tiempo sin darme cuenta, respirando

Me parece que cuanto menos consciencia tengamos del tiempo, más ligeros nos sentimos. Añoro los tiempos de aburrimiento, añoro los tiempos en los que podía estar haciendo cualquier cosa sin pensar en la gran cantidad de asuntos importantes que no estoy haciendo o, peor aún, pensando.